91 042 12 09 / 637 175 411

      La hipertensión arterial, que se desencadena por un aumento de la presión arterial, es un problema de lo más frecuente entre los ancianos mayores de 65 años de edad. 

      De hecho, los ancianos tienen entre un 65% y un 75% de probabilidades de experimentarla.

      Sin embargo, la hipertensión arterial es un trastorno crónico asintomático, por lo que si no se realiza un diagnóstico previo y no se trata, lesiona los vasos sanguíneos, el corazón, el cerebro y los riñones de los ancianos sin apenas notarlo.

      Por eso, es fundamental establecer una rutina periódica para medir la presión arterial.

      Posibles problemas provocados por una presión arterial alta

      Los problemas que pueden desencadenarse por la hipertensión arterial en los ancianos, son múltiples y variados. Y, entre los más frecuentes, según la Sociedad Española de Nefrología, se encuentran:

      • Accidentes cardio – cerebrovasculares
      • Lesiones en la retina
      • Demencia cardiovascular
      • Enfermedades cardíacas
      • Arterioesclerosis
      • Enfermedades que implican a varios órganos (pulmones, riñones…)

      presión arterial ancianos

      Tratamiento de la presión arterial en ancianos

      Es esencial por tanto adoptar un tratamiento que sea capaz de mitigar los posibles riesgos de una presión arterial alta.

      Aunque este tratamiento puede conllevar el consumo de fármacos, hay muchas otras pautas que son de conveniente aplicación en la rutina de las personas ancianas y que serán de gran ayuda para reducir la presión arterial.

      1.Disminuir el consumo de sodio

      Adoptar una dieta reducida en sodio es una de las indicaciones, posiblemente, más documentadas. Y, lo que esto implica es una reducción de los niveles de sal en las comidas ingeridas por las personas ancianas.

      Esta recomendación es, sin duda, una de las más significativas a la hora de obtener resultados favorables que impliquen un descenso de los niveles de presión arterial.

      2.Reducir el tabaco

      Existen una relación entre el hábito de fumar y el trastorno de la hipertensión arterial y, con más hincapié, en las personas que superan los 60 años de edad. Por eso, ante el gran porcentaje de ancianos fumadores que se conocen, es recomendable abandonar o reducir este mal hábito.

      3. Evitar la ingesta de alcohol

      De igual forma que con el tabaco, el consumo de alcohol puede generar un aumento de la presión arterial, que puede desencadenar en hipertensión arterial. Así pues, los ancianos deben reducir la ingesta de estas bebidas en sus rutinas diarias.

      4. Adoptar una dieta basada en productos vegetales y bajo contenido en grasas

      Es totalmente conveniente instaurar como hábito en la vida de los ancianos una dieta cuyo fundamento principal sean las frutas y verduras. Y, es que este tipo de alimentos les brindarán altos aportes de potasio, que han demostrado reducir la presión arterial.

      5. Incluir dosis de ejercicio diarias

      Establecer modificaciones en el estilo de vida de los ancianos quizás sea una de las pautas más importantes para su salud en términos generales. Por eso, si se combina el tratamiento de la hipertensión arterial con dosis regulares de ejercicio, será más efectivo.

      No obstante, y a pesar de todos los datos que evidencian los beneficios del ejercicio, es muy bajo el porcentaje de ancianos que realizan actividad física. De hecho, se estima que menos de un 20% o 30% de los ancianos no realiza ningún tipo de actividad en un mínimo de 3 días por semana.

      Conclusiones

      El control de la presión arterial en los ancianos requiere de múltiples adaptaciones en sus rutinas, tal y como hemos mencionado anteriormente. Pero, es primordial un control diario de la presión arterial y revisiones médicas periódicas que nos permitan controlar y tener constancia de sus niveles.

      Si, adicionalmente, quieres recurrir a los servicios de profesionales cualificados que puedan servirte de ayuda en este ámbito, no dudes en contactar con nosotros.

      Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

      Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

      Cerrar